De Atocha a Chamartín

Blog de Deportes, Opinión y vivencias personales de Jaime Fresno

“La irrupción de Platero” (II)

Todavía en 1993, Topete no conocía a los Platero y Tú, a la postre, y sin ningún género de dudas, la banda más pinchada en sus casi diez años de historia. Fundada en Bilbao a finales de los 80 a partir de ‘Ke y Maguila’ (Maguila era el batería, Jesús García) , el grupo de los pioneros Iñaki Antón, alias Uoho, y Juantxo Olano, el Mongol, suma para la causa a Fito Cabrales, el hoy triunfante con los más suaves Fitipaldis. Fito se incorpora, y esto no lo tengo claro y tampoco lo he podido encontrar, entre 1989 y 1990. Entonces graban una primera maqueta en Pamplona, que luego se dio en llamar ‘Burrock’n’ roll”. El disco, editado por DRO -otra vez DRO, fijaos-, es años después un pieza de coleccionista. No nos hicimos con ella hasta bastante más tarde, y no pudo ser en vinilo. Fallo garrafal, aunque mitigado por el hecho de que varios de sus temas se incluyesen en 1996 en el maravilloso directo titulado “A Pelo”.

Platero y tú entró enseguida en Topete. Divertido Rock and Roll con incursiones ska que agitaban el garito a la primera, tipo “Abecedario sin letras”, estilo apto para todos los públicos, no exento de gran técnica, y alejado de los postulados del rock radical vasco, tan de moda entonces, y del que ya hablaremos. Cuando Topete abre los Platero ya firman cuatro trabajos: aparte del mencionado, ya están en la calle “Voy a acabar borracho” (1991); “Muy Deficiente ” (1992); y “Vamos Tirando” (1993). Son historias de la calle, de amoríos, de bares, de tipos curiosos, de drogas…Las letras y los estribillos enganchan rápido y, además, Platero tiene una cosa decisiva a la hora de pinchar. Tú los podías poner en pleno bloque internacional junto a, por ejemplo, AC/DC, en un bloque de rock and roll español, con gupos tipo Loquillo o Los Rebeldes, o simplemente utilizarlos de transición entre lo uno y lo otro. Por tanto, siempre era un tentación repetirse, aunque el repertorio era de tal magnitud que meterlos siete u ocho veces por noche no entrañaba riesgos.

Más adelante volveremos sobre ellos. Hoy os paso la que quizá fuese su canción emblema, y que además ya estaba editada dentro del “Muy Deficiente” de 1992….Sí, la chicas sobre todo lo habéis adivinado:

“….y creo que muero, si no siento el Roce de tu Cuerpo junto a mí…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Atocha a Chamartín © 2014 Frontier Theme