Cartas desde el andén

Un elemento romántico como la carta, y otro, el andén, que forma parte del transporte más romántico, sirven para titular una sección dedicada a contar vivencias personales, opinar sobre temas variados, compartir anédotas con los amigos que se acerquen al blog y, en definitiva, dar salida a esos torrentes de cosas que me vienen a la cabeza de cuando en cuando y a las que necesito dar salida escribiendo.

«Cartas desde mi celda», de Bécquer, o «Cartas desde Iwo Jima», de Clint Eastwood, son inalcanzables. Pero he construido el título con la misma estructura gramática a fin de intentar que leáis a partir de una frase sugerente y, a poder ser, con la limpieza de mente con la que uno se sienta a leer una novela o ver una película.

Espero no defraudaros. No puedo garantizar una periodicidad de escritos, pero sí el máximo empeño en lograr que paséis unos momentos de lectura agradables y que de cuando en cuando cojáis mi tren particular para viajar a situaciones, lugares, cuadros, personajes, comedias y dramas que alimenten vuestra experiencia.

¡Pasajeros al tren!

2 comentarios

Añadir un comentario
  1. Me subo a este tren. Que va a asear un viaje entrañable. Muy buena idea jaime y suerte

  2. Grande Jaime, espero que no vaya completo, yo tambien me subo a este tren. Animo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.